Obedeciendo a Dios

Mucho se habla en las iglesias sobre la obediencia a Dios. Obedecer a Dios se resume en cumplir su mandamiento de amor al prójimo: “El que ama a Dios, ame también a su hermano”.

La obediencia no se trata de hacer obras y sacrificios, ni expiaciones. La obediencia no se trata de ser heterosexual, ni gay. La obediencia no trata de cumplir leyes. La obediencia no se trata de seguir equis denominación o concilios. La obediencia trata de seguir el camino de Dios que es el amor, y establecer su reino de paz y justicia. No se dejen confundir.

Obedecemos a Dios cuando:

  • Ponemos nuestra vida por nuestros amigos.
  • Cuando nos amamos los unos a los otros. Esto se logra recibiendo, aceptando al prójimo.
  • Cuando damos frutos del Espíritu: Gálatas 5:22-23 Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza. Contra tales cosas no hay ley.
  • Cuando amamos como Jesús nos amó.
  • Cuando seguimos el ejemplo de servir a otros como Jesús lo hizo.
  • Cuando demostramos el amor con hechos, acciones que benefician al prójimo.
  • Cuando ayudamos a los que están en necesidad.
  • Cuando vivimos en amor y no en temor.

    apjy
    Acerca de apjy 1 Article
    El Centro de Reconciliación Internacional es un ministerio Cristocéntrico del Nuevo Pacto de la Gracia, Inclusivo y de Puertas Abiertas.